A veces llovía y brillaban las gotas de agua como soles. 

Teníamos la esperanza de saber quienes éramos, y la certeza de no saber nada. 

El sonido de las campanas era música y viajábamos, vueltas al mundo alrededor de una mesa.

Podíamos mirarnos y decir lo que era arriesgado sin tener que arriesgarnos a hablarlo. 

Si dolía, pero que placer rascarse esas heridas. 

Verlas curarse de golpe,  en una noche alumbrada por varias lunas .

No gustaba el verde y también el blanco, cambiar sombreros y camisetas, leerse libros a trozos y sentarse de piernas cruzadas para jugar a quererse. 

Todo lo que era nuestro era nada y eso era todo. 

Morir y amarse contado huesos y sumando vidas, robándonos canciones. Contando los minutos separados como si fuesen horas juntos. Planchando camisas para cinco minutos, horas de peine para despeinarse a gusto. 

Esto era cuando? Ayer o mañana? 

No recuerdo que fuera nunca presente, era pasado o sería futuro. 

O sí, quizá presente, un par de minutos, aquel día, con el sol ya agotado, escondido detrás de tu vestido verde.

En  Mixing con Rita Mariño Primavera 2024 Un soplo de Aire Fresco

«Cada temporada es una nueva aventura y hacemos nuevas propuestas , estamos siempre buscando y explorando  para traerte lo más especial.»

«Desde el año 2000 creando una colección única a partir de las colecciones de nuestra diseñadores favoritos»

#Wedozlick